Química y Petroquímica

El mayor complejo petroquímico integrado del hemisferio sur, el Polo Industrial de Camaçari es responsable de más del 20% del PIB bahiano y por cerca del 30% de las exportaciones del estado. En él se localizan empresas químicas de porte internacional, a ejemplo de Brasken, la mayor industria química de Brasil, y BASF, la mayor empresa química del mundo.

Buena infraestructura disponible, alto nivel de integración y compartición de operaciones y servicios y un sistema colectivo integrado de seguridad industrial (atención de emergencia), además del eficiente sistema de control ambiental. El Polo Industrial de Camaçari está muy cerca de la Refinería Landulpho Alves – RLAM, segunda mayor refinería de Brasil, y de los campos de producción de gas del estado. Tales factores son determinantes para la instalación de nuevas empresas en el Polo.

basf-4-1

Oportunidades de Inversiones

Contando con la primera y segunda generaciones petroquímicas, además del complejo acrílico, el Polo Industrial de Camaçari presenta diversas oportunidades de inversión.

3ª generación petroquímica (productos de uso final), cosméticos y fármacos;
Petroquímica verde (etanol como materia prima);
– Consolidación de las cadenas química y petroquímica: polibutadieno, cumeno, fenol, ácido adípico, ácido tereftálico, ácido acético, acetato de vinilo / polivinilo, resinas estirénicas de ingeniería, acetona, entre otros;
Producción de gomas sintéticas y butílica;
Producción de plásticos de ingeniería (ABS y SAN);
Producción de resinas y demás derivados del ácido acrílico;
Producción de fertilizantes;
Producción de epoxilados;
Ampliación de la producción de laminados, embalajes, tubos y accesorios y diversos artefactos.

Con una cartera amplia y diversificada de productos químicos y petroquímicos, Brasken ha atraído a otras empresas para el Polo al facilitar el acceso a materias primas que son esenciales para los procesos productivos.

El proyecto del complejo acrílico, implantado por BASF, fue el gran paso hacia el estímulo al surgimiento de un nuevo ciclo de inversiones, atrayendo nuevas empresas de manufactura para Bahía que ya están generando más empleo y renta, a ejemplo de Kimberly-Clark .

Hay demanda creciente por fertilizantes, impulsada por el dinamismo del sector agrícola. Esta demanda ha sido atendida básicamente por importaciones. Con ello, el segmento de fertilizantes abre un amplio horizonte para la inversión.

En la producción de fertilizantes nitrogenados en el país, por ejemplo, hace muchos años se constató la necesidad de inversiones para implantación de nuevas unidades y / o para expansión de fábricas existentes. En Brasil hay espacio para, por lo menos, una planta de un millón de toneladas / año. Se sabe que Brasil ha acumulado déficit de millones de toneladas de nitrógeno, siempre recurriendo a la importación para suplir el mercado interno.

La capacidad de escurrir, de forma competitiva, su oferta en el mercado nacional y en los mercados estadounidenses, la búsqueda de fuentes baratas de materias primas (pre-sal y materias primas renovables) y la articulación con el gobierno para garantizar una adecuada legislación antidumping frente a importaciones predatorias, en un escenario de cambio valorado y de superoferta en el mercado internacional, son factores que pueden influir decisivamente en el crecimiento del sector químico y petroquímico en Brasil.